martes, 15 de octubre de 2013

TRANSMISION OFICIAL BEATIFICACIÓN DE LOS 522 MARTIRES. TARRAGONA ESPAÑA


MOMENTOS DE LA BEATIFICACIÓN EN EL MUNICIPIO DE TARSO.

Desfile de la comunidad de Tarso en honor a Jesús Aníbal Gómez.


 
Homenaje desde las alturas, lluvia de imagenes alusivas a Jesús Aníbal Gómez.


Manifestación de la comunidad en el Templo Parroquial San Pablo. Municipio de Tarso.


 Grupo de Sacerdotes concelebrantes en la Eucaristia.


 Familiares del Beato Jesús Aníbal Gómez.


 Padre Javier Pulgarin Superior Provincial.


 Oratorio en la casa paterna del Beato Jesús Aníbal Gómez. Finca El Paisaje.


Habitación del Beato Jesús Aníbal Gómez. Algunos peregrinos se recuestan en la cama del Beato para pedir favores.

viernes, 11 de octubre de 2013





TESTIMONIO DE LA DEVOCION DE JESUS ANIBAL EN CALI, VALLE DEL CAUCA




Grupo de Jesús Aníbal Gómez
Por Yaneth Cárdenas

Todo empieza con una estampa que encontré en una banca de la capilla de Santa Cecilia en el barrio Ciudad Córdoba de Cali, me pareció muy bonita y la guardé en mi agenda. Pocos días después, en medio de mis oraciones ante una dificultad familiar saqué la estampita la miré con atención, la corta historia de Jesús Aníbal me conmovió, leí una y otra vez la oración hasta que atrevidamente le dije: “si de verdad usted es santo ayúdeme la dejé junto a mi máquina de coser, a cada momento miraba la estampa, me costaba  recordar el nombre, no tenía con quien asociarlo, y en menos de una semana, problema solucionado. La sorpresa y la alegría se confundían en mí y aproveché para pedir por otra necesidad que prontamente obtuvo respuesta positiva, y una vez más, pero era la tercera y sentí que debía comentarlo con el padre Álvaro Salazar párroco en Santa Cecilia, el me preguntó si yo sabía cómo se llamaba lo que le estaba contando, con un poco de temor le respondí que parecían milagros, él con un tono fuerte y festivo dijo: “!claro son gracias y favores que estás recibiendo de Dios por la intersección de Jesús Aníba!l”, la verdad en ese tiempo yo pensaba que los milagros y las gracias de Dios eran para otra clase de personas.

Después de ese día mi corazón se llenó de gozo y compartía con la familia y las personas que requerían mis servicios lo que estaba viviendo, ellos querían tener la oración, yo la copiaba a mano y se las regalaba; el padre me dio unas cuantas estampitas que empecé a repartir; luego recibí varias llamadas y comentarios donde me decían “tu santico me hizo tal milagro”.  Por esas cosas que vienen en camino, en la biblioteca del colegio San José donde estudiaba mi hija había una caja llena de libritos rojos TESTIGO DE SANGRE, cuando ella vio que era de Jesús Aníbal lo solicitó en préstamo, pero la hermana que estaba a cargo le dijo que esos libros no se prestaban, la niña insistió y finalmente se lo regalaron; inmediatamente lo leímos y lo repetimos y contábamos la historia que nos parecía dolorosamente hermosa. Un día le dije a Jesús Aníbal yo voy a ir a conocer esa casa donde usted nació, voy a caminar por esos corredores que usted caminó y empecé a ahorrar para hacer el viaje pues debía llevar a mis dos hijos, le comenté a mi mamá quien se animó a acompañarnos, igual tres amigas y el día del viaje el número había aumentado a  dieciocho, en Medellín nos recibieron y guiaron Rafael Gómez y César Gallego nos alojamos en el Picacho y al día siguiente se unieron otras ocho personas entre ellas los Padres Manuel Mesa y Álvaro Salazar para llevarnos hasta Tarso, después de muchas pasatas, el ocho de agosto de 1994 llegamos por primera vez en peregrinación para visitar la casa natal del siervo de Dios  Jesús Aníbal Gómez. 

En Tarso entramos a la iglesia y dimos gracias por estar en ese lugar, poco después empezamos a caminar hasta el Paisaje, allá nos esperaba doña Mireya Gómez que muy amablemente nos permitió entrar y conocer la hermosa finca, la habitación y la cama donde nació. La emoción se apoderó de mí, yo sentía un abrazo como si alguien me estuviera esperando, después de un rato sentí paz y alegría, el padre Manuel celebró la misa en el corredor de la entrada, yo quería pedir muchas cosas para mi pero algunas personas me habían encargado que pidiera por ellas y sus necesidades.

Cuando volvimos a Cali, sin planear nada, nos empezamos a reunir a comentar la experiencia vivida, los favores recibidos y hacer planes para volver el próximo año. El año siguiente le llevamos de regalo a Jesús Aníbal un libro grande para que todas las personas que lleguen en peregrinación se registren, y una canción que le escribió mi mamá después de leer el librito rojo, le puso por nombre Sueño Dorado y lo cantamos con la música del Zorzal. Había un grupito de diez personas que nos reuníamos cada semana para hacer oración, leer y comentar un texto bíblico, organizar actividades para ayudar en las necesidades más urgentes de alguna de ellas, confeccionar ropa infantil y comprar juguetes para mandar a alguna parroquia en navidad.

En los días previos a las peregrinaciones la gente aumentaba, momento oportuno para hacer una especie de catequesis sobre el mártir, hablar del viaje que de paso se le sacaba el máximo provecho paseando por Medellín; esta actividad se hizo continuamente hasta el año 2006 llevando a mucha hasta la casa de Jesús Aníbal. Se han repartido miles de estampas, ahora las reuniones son menos frecuentes pues la edad, la salud, la distancia no lo permite. Jesús Aníbal se convirtió en el santo de la devoción de muchas personas al interceder por ellas para que recibieran de Dios Gracia, Favores y Milagros en su salud física y espiritual, vivienda, matrimonio, hijos, empleo, estudio, viajes y dejar adicciones entre otros.

LA SANGRE DE JESÚS ANÍBAL ES SEMILLA DE FE



Por CARMEN ELENA VILLA | Publicado el 7 de octubre de 2013

La pequeña ciudad de Tarragona, al sur de España, será escenario el próximo domingo de la beatificación de 522 mártires que murieron por la persecución que sufrió este país en 1936.

Dentro de ellos está un joven colombiano, nacido en el municipio de Tarso: Jesús Aníbal Gómez, quien a los 22 años fue asesinado, junto con 14 compañeros más en la estación de tren de Fernán Caballero, provincia de Ciudad Real, en España, por negarse a renegar de su fe.

Hace tres años el hoy Papa emérito Benedicto XVI aprobó el martirio de estos jóvenes, que aspiraban ser sacerdotes de la comunidad de los claretianos. La violencia política que desató en muchos combatientes el odio a los religiosos, truncó este sueño y acabó con las vidas de quienes se disponían a servir por medio de la vocación sacerdotal.

Jesús Aníbal tendría hoy 99 años. Era el menor de 14 hijos. A los 11 años entró al seminario y en 1935 le dijeron que debería viajar a España para prepararse para su ordenación sacerdotal.

Quienes le conocieron dicen que lo que más lo caracterizaba era su espíritu alegre, su inocencia, su sensibilidad espiritual y el amor por su tierra natal.

Vivía en Zafra, Extremadura. A finales de 1936 les ordenaron a él y a sus compañeros trasladarse a Ciudad Real para huir de la violencia que golpeaba esa zona. Allí tuvieron que permanecer encerrados por las continuas amenazas que vivían quienes profesaran la fe católica.

El superior de su comunidad logró que a los religiosos les otorgaran unos salvoconductos para ir a Madrid y así emprendieron el viaje a la capital. Pero los milicianos llegaron a la estación de Fernán Caballero para matar a estos jóvenes. Asesinaron también a Jesús Aníbal, único extranjero de este grupo.

Morir mártir significa tener una fe tan fuerte que ni siquiera las amenazas de muerte pueden hacerte renegar de ella. No todos los religiosos que mueren asesinados son mártires porque no todos mueren por causa de su fe.

La Congregación para la Causa de los Santos estudia con sumo cuidado si el motivo de estas muertes violentas es la defensa de la fe. El caso de Jesús Aníbal resultó positivo.

Al martirio no se llega de la noche a la mañana. Una persona que cultiva su fe y es capaz de traducirla en buenas obras tiene la valentía de defender sus convicciones incluso con su vida y ese es el ejemplo de Jesús Aníbal y de los demás 521 mártires que este domingo llegarán a los altares.

“El mayor premio que puedo pedir a Jesús y María es que me conserven en su servicio y me den la muerte antes de abandonarlos”, escribió una vez Jesús Aníbal y ese fue el premio que finalmente les dio. El futuro beato ha testimoniado con su sangre la convicción de su fe. Hoy la Iglesia reconoce esta inmolación y por ello lo eleva a los altares. Hoy muchos colombianos se lo agradecemos.

jueves, 3 de octubre de 2013

ACERCA DEL TRASLADO DE LOS RESTOS DE JESUS ANIBAL GOMEZ

La Congregación de los Santos es la entidad de la Curia Romana bajo cuya jurisdicción queda todo lo concerniente a los diversos trámites que atañen a las causas de beatificación y canonización de quienes un día recibirán culto en la Iglesia como auténticos líderes de la fe.
Es por tanto de su competencia la regulación de la ubicación, traslado y exposición a la veneración de los fieles de los restos mortales o reliquias de Beatos y Santos. Hay una instrucción denominada “Sanctorum Mater”, documento oficial de la citada Congregación, que detalla en una serie de numerales las disposiciones al respecto, las cuales, en el caso concreto de los restos de Jesús Aníbal Gómez, el mártir claretiano de Tarso, Antioquia, podemos resumir de la siguiente manera:
1. Actualmente reposan, debidamente identificados y separados en un mausoleo de una capilla lateral de la Parroquia  San Antonio María Claret, en ciudad de Sevilla, España, al lado de los de sus   catorce compañeros de Martirio, con la debida acreditación de la Congregación de los Santos. O sea que se hallan bajo la tutela legal de los Misioneros Claretianos, familia espiritual a la cual se incorporó Jesús Aníbal desde los once años.
2. En el supuesto caso de su traslado a Colombia, quienes aspiran a ser facultados para ello deberán primero obtener los permisos exigidos por las leyes civiles vigentes en el lugar. Lo cual quiere decir que no se podrá proceder sin autorización legal de las autoridades civiles de Sevilla, España.
3. Ante el arzobispo de Sevilla, en cuya jurisdicción eclesiástica está situada la Parroquia San Antonio María Claret, lugar de ubicación de los restos, será necesario un segundo paso y es formalizar la petición de traslado desde su jurisdicción a la del  obispo del lugar donde serían llevados los restos del beato. El único facultado para hacer esa solicitud será el obispo de Jericó, en Antioquia, Colombia, en el caso de que  aspire a tenerlos, como se ha dicho, en la parroquia de Tarso, lugar de nacimiento de Jesús Aníbal. O el arzobispo de Medellín, si se atiendiera al deseo de los Misioneros Claretianos de Colombia de tenerlos en nuestra  casa comunidad de la Iglesia Jesús Nazareno, en Medellín.
4. Cumplidos favorablemente los trámites anteriores, y anexando los documentos que los avalan, el obispo del lugar donde serían recibidos los restos y sólo él (en nuestro caso el de Jericó o el de Medellín), debe cursar una nueva petición formal  al Prefecto de la Congregación de los Santos en Roma especificando el lugar exacto en el que se encuentran los restos o reliquias y el sitio exacto previsto para traslado y su colocación definitiva.
5. La Congregación de los Santos deberá enviar al obispo peticionario un rescripto en el que se concede el permiso de traslado de los restos o reliquias y una adjunta Instrucción en la que se indica el modo según el cual se debe proceder.
6. Será sólo entonces cuando se podrá proceder al traslado.
Además, saliéndonos ya del texto de la Instrucción Sanctorum Mater en que se apoya el anterior informe, es de suponer  que  habrá que cursar alguna petición ante los superiores claretianos de Sevilla que tienen bajo su custodia los restos para que den su consentimiento y autoricen su entrega.
Todo lo anterior es una respuesta concisa y precisa a la reiterada pregunta de estos días venida de diferentes grupos y lugares: Por qué no se han traído a Colombia los restos del próximo beato Jesús Aníbal Gómez?  Sólo añado una apostilla: Desde hace dos años, andábamos en ésas los claretianos de Medellín. Ahora, en la vecindad de la Beatificación, se ha interpuesto la petición de la diócesis de Jericó del traslado de los restos a Tarso, Antioquia. En cualquier caso, como puede verse, no son trámites que puedan perfeccionarse de un día para otro. Seguramente tomarán meses, quizás años.
Mientras tanto, que el Beato Jesús Aníbal Gómez interceda por nosotros! 
 
P. Orlando Hoyos cmf.
La revista opciónhoy se une a la causa de beatificación.

Especial

Otro antioqueño llega a los altares

Este domingo 13 de octubre, en la ciudad de Tarragona, España, será beatificado el mártir colombiano Jesús Aníbal Gómez Gómez. El nuevo beato, quien nació el 13 de junio de 1914 en Tarso, localidad del Suroeste antioqueño, fue fusilado junto a 13 jóvenes seminaristas durante la Guerra Civil Española, por el solo hecho de identificarse como religioso. Sus restos, que por trámites jurídicos no han podido ser repatriados, reposarán, junto a los de sus compañeros, en la ciudad española de Sevilla, custodiados por sus hermanos de comunidad, los Misioneros Claretianos. Todos los feligreses están invitados a la peregrinación y misa solemne de la Beatificación que se cumplirá en el templo parroquial San Pablo en el municipio de Tarso, Antioquia, el día 13 de octubre... http://opcionhoy.com/DetalleEvento.aspx?EventoId=7775